Los riesgos laborales son aquellos a los que se está expuesto en el sitio de trabajo, también se les llama riesgo ocupacional. Se trata de un peligro potencial o en desarrollo, al que está sometido el trabajador, y que muchas veces no puede evitar por sí mismo.

Los riesgos laborales pueden afectar a corto o largo plazo, hay muchos tipos, y uno de los objetivos de la seguridad corporativa es identificarlos para llevar a cabo las correcciones oportunas.

Tipos de riesgos laborales

Existen 6 tipos de riesgos laborales más frecuentes, los cuales se pueden presentar en cualquier ambiente laboral.

Peligros químicos

Los peligros químicos se refieren a las consecuencias de la exposición a sustancias químicas. Estas consecuencias pueden ser agudas, lo que significa que puede causar síntomas inmediatos o a largo plazo, es decir, por acumulación de la exposición al agente químico.

Algunas sustancias químicas pueden causar la muerte del trabajador, enfermedades graves, leves o afectaciones. Pueden ser enfermedades respiratorias, dermatológicas, cardíacas, cerebrales, cáncer y muchas otras.

Para evitar el riesgo del trabajador, las sustancias en el sitio de trabajo deben estar identificadas y determinados sus efectos en el ser humano. Con esa información se debe establecer el uso de equipos de protección personal, como máscaras, guantes, ropa especial, gafas de seguridad, así como también se podría limitar el tiempo de exposición, en caso de ser necesario.

Peligros biológicos

Los peligros biológicos son aquellos que son consecuencia del contacto con organismos vivos, como por ejemplo, los trabajadores de la industria ganadera, los veterinarios, empleados de zoológicos, empleados de geriátricos, médicos, enfermeras, bioanalistas, etcétera. También los trabajadores al aire libre que pueden ser picados por insectos, o mordidos por roedores o reptiles.

Otro ejemplo, son los vegetales tóxicos o venenosos que pueden participar en procesos productivos y afectar a la salud de los trabajadores.

Los peligros biológicos se evitan con el uso de equipos de protección personal, limpieza especial, fumigaciones periódicas, vacunación y desparasitación de animales, etcétera.

Peligro de seguridad

El peligro de seguridad tiene que ver con la integridad física del trabajador, esto incluye caídas, golpes, electrocución, cortes, aprisionamiento, etcétera.

Algunos ejemplos son los siguientes:

Existen muchos otros casos en los que la integridad del trabajador puede estar en riesgo, por lo que para evitar estas situaciones hay que identificar el peligro y establecer un sistema de protección apropiado. Por ejemplo, el uso de arneses de protección al estar en sitios elevados, sistemas de protección para las maquinarias en movimiento, parada de emergencia, cableado adecuado, despejar los pasillos y vías de comunicación, y muchos otros de acuerdo con cada caso.

Peligros ergonómicos

Los peligros ergonómicos tienen que ver con la posición del cuerpo o los movimientos requeridos para trabajar. Las malas posturas pueden ocasionar lesiones, cansancio, fatiga, malformaciones y muchos otros.

En algunos puestos de trabajo, la postura en sí o el movimiento realizado no constituyen un problema ergonómico, la lesión surge por lo repetido del movimiento. Esto es común en los operadores de un taladro, los secadores de cabellos, los operarios en líneas de producción y muchos otros similares.

En otras ocasiones, las sillas, escritorios, ordenadores, etc., están mal ubicados y provocan una posición incómoda que puede afectar a medio plazo. Las personas que trabajan sentadas toda la jornada deben cuidar la ergonomía de su sitio de trabajo.

La vibración de manera continua y frecuente es algo que afecta al organismo, es por eso que debe evitarse o limitarse.

Peligros en la organización del trabajo

Esto se refiere a los riesgos que tiene el trabajador por la manera en que está organizado todo en la entidad, por ejemplo, si hay demasiada carga de trabajo, estrés laboral, acoso, violencia, etcétera. Todo esto puede tener consecuencias psicológicas, psiquiátricas o médicas.

Todas estas situaciones deben identificarse y debe haber un canal para las denuncias dentro de la organización y a través de entes externos reguladores.

Lo más importante es tomar medidas, pero también establecer responsabilidades porque en la mayoría de los casos, y dependiendo del país, estas situaciones están tipificadas como infracciones o delitos ante la ley.

Peligros físicos

Se trata de agentes que pueden hacer daño, con o sin contacto con el trabajador, como pueden ser factores ambientales. En esta categoría se incluye la radiación, exposición al sol, temperaturas extremas, ruido fuerte y constante, etcétera.

La evaluación de estos riesgos debe hacerse con propiedad y por expertos, ya que no siempre es evidente el peligro, y cuando lo es, puede suceder que sea difícil de medir. Las organizaciones son responsables de establecer las medidas de protección que eliminen el peligro para el trabajador.

¿Qué es la evaluación de riesgos laborales?

La evaluación de riesgos laborales es una actividad que debe realizarse de manera permanente en los sitios de trabajo. Dependiendo de los agentes presentes en la empresa, esta evaluación puede hacerla el mismo personal, con formación especial o personal especializado.

La evaluación de riesgos laborales debe revisarse cada vez que cambian los procesos de producción, se incorpora nueva maquinaria, se introducen nuevas materias primas, etcétera.

La responsabilidad de la seguridad corporativa de los trabajadores es del empresario, quien debe garantizar que la operación de la empresa sea segura para el bienestar de los trabajadores, clientes y visitantes.

La seguridad en el trabajo debe ser una prioridad para la organización, ya que los accidentes y las lesiones, constituyen un problema social, moral, económico y legal.

FUENTE: https://www.diariodevalderrueda.es/texto-diario/mostrar/3489711/conoces-riesgos-laborales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.